Relato corto «Alas»

—No podemos llevárnosla, cariño.

La niña, aferrada a la escultura,
lloraba porque tenían que irse sin ella.

Le pareció triste que,
a pesar de tener alas,
la gárgola jamás pudiese volar.

Déjate llevar por las palabras

Suscríbete a mi newsletter y sumérgete en un mundo de emociones.

Abrir chat
Resuelve tus dudas aquí
¡Hola!

Estoy por aquí por si me necesitas.

Escríbeme para preguntarme lo que quieras.